20 / nov. / 2014

Uso del Calor en el Ámbito Deportivo

 Óscar Martín
Publicada por Óscar Martín

Uso del Calor en el Ámbito Deportivo

INTRODUCCIÓN

 El Tratamiento o Terapia mediante agentes térmicos (Calor) se denomina Termoterapia. Los agentes térmicos o termóforos son aquellos cuya temperatura es más elevada que la del cuerpo humano, es decir, superior a 34-36ºC.

La utilización de la termoterapia superficial  tiene una penetración muy baja debido a la absorción cutánea. Los medios profundos, producen efectos biológicos debido al calentamiento directo de los tejidos en profundidad.

LOS PRINCIPALES EFECTOS BIO-FISIOLOGICOS DEL CALOR SON:
  • AUMENTO DE LA ACTIVIDAD METABÓLICA Y ENZIMÁTICA.
  • AUMENTO DE LA TEMPERATURA A NIVEL CUTÁNEO, con modificaciones circulatorias locales (hiperemia) que conllevan rubefacción o enrojecimiento y sudoración.
  • MODIFICACIONES DE LAS PROPIEDADES VISCOELÁSTICAS de los tejidos produciendo una mayor extensibilidad de los tejidos fibrosos ricos en colágeno, como los que se encuentran en tendones, ligamentos, cápsulas articulares o cicatrices.
  • FAVORECE LA RELAJACIÓN MUSCULAR Y LA DISMINUCIÓN DE LOS ESPASMOS MUSCULARES, reducción del ciclo vicioso dolor-contractura muscular-isquemia-dolor.
  • AUMENTO DEL FLUJO SANGUÍNEO  (vasodilatación de arteriolas y capilares).
  •  AUMENTO DE LA FRECUENCIA CARDIACA.  

EFECTOS TERAPÉUTICOS:

  • EFECTOS ANTIINFLAMATORIOS. A consecuencia de la hiperemia que se produce mejora la nutrición celular, aumenta la absorción de los productos de desecho, favorece la acción bactericida, trófica y analgésica.
  • EFECTO ANTIESPASMÓDICO. Tanto en la musculatura estriada como lisa, que se traduce en una mayor extensibilidad de los tejidos fibrosos colágenos y en una disminución de la rigidez articular.
  • EFECTO ANALGÉSICO. Este efecto se obtiene rápidamente y es más o menos intenso según el grado de temperatura, duración de la aplicación y condiciones del proceso o del paciente.

MÉTODOS PARA  APLICACIÓN DEL CALOR

Existen gran cantidad de formas y procedimientos de aplicación del calor que se van a clasificar en función de la profundidad que alcance. Describiremos las técnicas de termoterapia superficial.

  • COMPRESAS HIDROCOLADORAS O HOT PACK: Consisten en sustancias volcánicas minerales o gel de silicato introducidas en unas compresa de algodón. Se calientan en un baño con una temperatura del agua entre 60-90ºC durante 15 minutos. Se puede aplicar en cualquier zona corporal.
  • CERA O PARAFINA: La parafina es obtenida a partir de la destilación del petróleo, es sólida, y se reintroducen en estanques controlados con un termostato que la mantienen líquida entre 42-52º C. Suele aplicarse en manos, pies, muñecas y tobillos. Su aplicación puede realizarse mediante vendajes, inmersión o pincelación. La zona tratada se envuelve con una tela de felpa o lana que facilite la retención de calor y se mantiene durante un tiempo que puede oscilar entre 30-60 minutos.
  • ALMOHADILLAS QUÍMICAS: Contienen ingredientes que al juntarse producen calor mediante una reacción química exotérmica. Es el tipo de aplicación menos aconsejable debido a que apenas puede controlarse la temperatura producida y a que si su contenido toma contacto con la piel puede ser irritante.
  • ALMOHADILLAS ELÉCTRICAS: Mantienen constante la temperatura durante el tratamiento mediante un termostato pero hay que tener cuidado ya que pueden producir quemaduras.
  • PELOIDES: Mezcla de un componente sólido, orgánico y/o inorgánico, y otro líquido que puede ser agua mineromedicinal, de mar o de lago salado. Poseen gran plasticidad, gran capacidad de intercambio iónico a través de la piel.
  • PARAFANGO: Es una mezcla de parafina, fango volcánico y sales minerales. Fundidos se colocan sobre una lámina de plástico transparente y se aplican directamente en forma de emplasto o envoltura a una temperatura de 47-52ºC y se recubre con una toalla. Se aplica sobre la piel con un grosor de 2 cm durante 20-30 minutos.
  • TERMÓFOROS: Son todos los cuerpos sólidos calientes que pueden utilizarse localmente y son exclusivos de uso domestico. Recipientes huecos que contengan líquidos calientes como botellas, bolsas de goma.
  • HIDROTERAPIA (BAÑOS CALIENTES): La temperatura del agua oscilará entre 37-40º C, si es un baño general y en baños parciales hasta 45º C. Duración entre 5-20 minutos. Indicada en la realización de ejercicios y en rehabilitación.
  • AIRE SECO CALIENTE: Se puede aplicar de forma local o general. La forma local se realiza en pequeñas cabinas que se adaptan a la zona que se trata o bien se proyecta el aire directamente. En las cabinas individuales la persona puede estar sentado y con la cabeza fuera. La forma general se realiza en habitaciones donde la persona puede estar desnuda, sentada, tumbada o moviéndose libremente.
  • AIRE HÚMEDO: Las temperaturas son inferiores a las de los baños de aire seco ya que el aire esta saturado de vapor. Hay distintas modalidades: baño turco y baño finlandés o sauna.
  • BAÑO TURCO: Se puede aplicar de forma parcial, cubriendo con una sábana la parte que se va a tratar y bajo ella el recipiente productor de vapor; o de forma total, para lo cual la persona entra en una habitación saturada de vapor a una temperatura entre 40-45º C, donde la persona está cubierta con una sábana para favorecer la transpiración. El individuo termina dándose una ducha de agua caliente haciéndola descender hasta una temperatura fría.
  • BAÑO FINLANDÉS O SAUNA: Es un baño hipertérmico en cabinas de madera con un buen aislamiento. La temperatura está regulada mediante un termostato entre 70-100º C. El grado de humedad no debe ser superior al 15%. Al lado debe haber una piscina con agua a 12-14º C para lograr un cambio brusco de temperatura y evitar la sensación de frío, durante 2-3minutos. Finalmente se debe ingerir agua para volver a rehidratar los tejidos. Nunca se permanece dentro más de 15 minutos.
  • LUZ SOLAR: El tratamiento se inicia desde los pies-piernas-cadera-tronco, teniendo cuidado con cabeza y tronco. Las aplicaciones pueden repetirse 2-3 veces al día pero con la misma duración. Si la persona es muy sensible proteger con ropas ligeras los primeros días. No exponerse más de 50 minutos y evitar exposiciones prolongadas de las gónadas y tejido mamario. Tras cada sesión, ligero baño o ducha y reposo.
    RADIACIÓN INFRARROJA: Técnica de aplicación por medio de lámparas de radiación de energía infrarroja. La penetrabilidad de la radiación infrarroja es muy escasa a través de la piel y depende de la longitud de onda. La distancia del emisor a la piel no debe ser inferior a 60 cm, aunque está condicionada también por la sensibilidad del sujeto. El ángulo de incidencia debe estar lo más perpendicular posible a la zona elegida. Se dan aplicaciones locales de una duración entre 10 y 30 minutos y la intensidad de la aplicación dependerá del paciente. Va a producir analgesia, vasodilatación, aumento de la temperatura superficial e hiperemia. Se pueden distinguir entre aplicaciones parciales y totales.
  • BAÑO TOTAL DE LUZ: la persona se introduce completamente en una cabina, excepto la cabeza. La cabina cuenta con varias lámparas de infrarrojos en su interior para una mayor distribución de la radiación. Se alcanzan temperaturas de hasta 40ºC y la duración máxima de la sesión es de alrededor de una hora.
  • BAÑO PARCIAL O LOCAL: Se pone una lámpara y la persona puede estar sentado o acostado según la zona que se vaya a tratar. Como la penetrabilidad es escasa la zona debe estar al descubierto, evitando la aplicación de pomadas que puedan provocar reflexión de la radiación. Indicada en procesos inflamatorios agudos, subagudos y crónicos; en neuritis, neuralgias y contracturas. Contraindicada en zonas de hemorragia reciente, anestesia cutánea y cuidado en la zona facial con los ojos.
  • RADIACIÓN ULTRAVIOLETA: Son aquellas radiaciones electromagnéticas. Dependiendo de la longitud de onda se pueden distinguir radiaciones UVA, UVB, UVC.  La superficie a tratar debe estar al descubierto del foco emisor a la zona deseada y a una distancia de un metro. Los tiempos son en principio muy cortos y se aumentan progresivamente hasta llegar a aplicaciones más prolongadas de hasta 30 minutos. Es necesario proteger los ojos con gafas especiales para evitar que se provoque una conjuntivitis rebelde. Tener precauciones a nivel ocular, genital, en injertos cutáneos, cicatrices, cáncer de piel, envejecimiento de la piel.

 

APLICACIONES DE LA TERMOTERAPIA

El calor constituye un método coadyundante en el tratamiento de diversas patologías, estando indicado en:

Afecciones dolorosas en general, aunque hay que tener mucha prudencia en estados inflamatorios agudos, puesto que el calor estimula los nervios de la piel y sustancias químicas fundamentales que intervienen en el bloqueo de las sensaciones dolorosas.

En contracturas y dolores músculo esqueléticos, puesto que el dolor referido está relacionado con la isquemia producida por la vasoconstricción del músculo contracturado, y está puede disminuir por la hiperemia secundaria a la aplicación del calor.

En afecciones que cursen con acortamiento de los tejidos periarticulares, rigideces articulares, cicatrices retráctiles, afecciones articulares por procesos reumáticos o articulares regenerativos.En procesos inflamatorios subagudos y crónicos.

En reumatismos crónicos, siempre que no estén en una fase de brote agudo: artrosis, miofibrosis, esclerodermia, miofibrositis…

Ellos recomiendan aplicaciones de 10 ó 15 minutos cada dos horas.

Es útil para calmar dolores musculares, tirones, espasmos, para preparar los músculos antes de realizar ejercicios de rehabilitación, etc. El tratamiento con calor reduce la rigidez articular, aumenta la elasticidad muscular, alivia los dolores (tiene acción analgésica / antiinflamatoria) y favorece la reabsorción de productos de desecho e inflamación de los tejidos. Acorta el proceso de recuperación en la rehabilitación deportiva y se usa en tratamientos alternativos a la medicina convencional, como pueden ser tratamientos quiroprácticos. 

CONTRAINDICACIONES:

En alteraciones de la sensibilidad térmica y dolorosa.

Si hay circulación arterial disminuida o en Tejidos con inadecuado riego sanguíneo

Nunca aplicar inmediatamente después de una lesión.

No aplicar sobre los ojos, genitales.

Infecciones e inflamaciones agudas.

Perturbaciones venosas y linfáticas.

Tumores malignos.

Insuficiencia de inervación sensitiva.

Estados febriles.

Hemorragias o zonas en las que exista tendencia al sangrado ya que el estímulo térmico produce un aumento del flujo sanguíneo.


RESUMEN         

EFECTOS DEL CALOR:

  • Aumenta el flujo sanguíneo, mejorando el aporte de nutrientes a los tejidos afectos, lo que acelera el proceso de cicatrización
  • Disminuye la sensación dolorosa.
  • Aumenta su elasticidad y plasticidad, lo que mejora la contractibilidad del músculo y disminuye la rigidez articular.
  • Conviene no olvidar que el calor no es un tratamiento en sí, sino una simple ayuda. Si calentamos un tejido para prepararlo para un tratamiento pero no lo tratamos, no servirá de nada. 

 

¿CUÁNDO APLICO EL CALOR?

  • Patología traumática: aplicar pasadas las 72 primeras horas.
  • Patología muscular (contracturas, lesiones por un esfuerzo excesivo): aplicar cuando duela.
  • Patología articular (rigidez, tortícolis, mala postura): aplicar cuando Duela.
  • Antes de entrenar, para aumentar la flexibilidad y evitar lesionespor estrés.

 

¿CÓMO APLICAR EL CALOR?

Ya sea calor seco o húmedo:

  • No aplicarlo más de 15 minutos cada dos horas: aplicar calor sobre una zona durante mucho tiempo (como por ejemplo poner durante varias horas la manta eléctrica) es muy dañino porque provocará un edema y una posible quemadura.
  • Tras aplicarlo es importante realizar un estiramiento de esa musculatura para así completar el tratamiento.
  • En caso de traumatismo no usarlo antes de que hayan pasado de 48 a 72 horas de la lesión.
  • No aplicar calor encima de una zona sobre la que se haya puesto cremas o sprays de efecto calor, puesto que la suma de los mismos puede provocar quemaduras severas.

 

 






Entrenamiento de la escuela.jpg 


AUTORES

José Antonio
(10  artículos)

Especialista en Psicología de la Educación y Deportiva. http://blogluengo.blogspot.com.es/

Carlos Enrique
(5  artículos)
Diplomado en Fisioterapia, doctorado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
Fran Sánchez
(4  artículos)

Fisioterapeuta – Osteópata

Álvaro
(3  artículos)

Fisioterapeuta – Osteópata

Sergio
(3  artículos)

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. 

Readaptador Físico.

Óscar Martín
(2  artículos)

Masajista deportivo, Enfermero, Experto en urgencias y emergencias, Técnico superior en dietética y nutrición.

Ana
(2  artículos)

Especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte. Especialista Universitario en Traumatología del Deporte.

Paco
(2  artículos)

Especialista en Podología deportiva.

Cris Oyola
(1  artículos)
Especialista en Medicina y Cirugía. Especialista Universitario en Traumatología del Deporte.
Getafe Club de Fútbol