08 / sep. / 2014

El frío y el deporte

Fran Sánchez
Publicada por Fran Sánchez

El frío y el deporte
Con el frío se produce una disminución de las defensas del organismo, aumentando el riesgo de padecer enfermedades respiratorias como son las gripes, el asma.  Para poder evitar esta situación es importante cuidar el descanso, reducir el estrés, la alimentación.

La exposición al frío produce síntomas similares a los del catarro común y por eso los confundimos, pero al realizar alguna actividad deportiva el frío puede causarnos problemas adicionales como deshidratación, contracturas musculares, calambres y según la situación hipotermia. Si seguimos algunas sencillas recomendaciones podemos prevenir tanto los síntomas sea del resfriado común o de la gripe.



Una forma de prevenir este tipo de enfermedades sería tomando vitaminas. Tomar sobre todo la vitamina C que encontramos en los cítricos. Hay que comer frutas y verduras frescas que nos ayuden a reforzar nuestro sistema inmunitario. Incluye frutas en tu dieta diaria de manera regular, así garantizas el aporte de estos y otros nutrientes.

El frío es uno de los "enemigos" del músculo durante los meses más frío del año, como son diciembre y enero. Se puede observar un aumento de lesiones musculares incluso llegando a duplicarse. Por lo que es importante cuidar el calentamiento y los estiramientos tanto en entrenamientos y en los partidos. La inmovilización en posición extendida o contraída provoca un aumento de la longitud del músculo, desarrollando una mayor tensión antes del fallo. 



La utilización de ropa térmica ayuda a mantener el músculo en las mejores condiciones para el ejercicio. Es muy importante abrigarse sobre todo si hacemos ejercicio en exteriores: aunque al hacer ejercicio notamos calor, hay que tener en cuenta que sigue haciendo frío. No quedarse frío. Tras el ejercicio, ponerse enseguida ropa de abrigo para que tu cuerpo no se enfríe de forma brusca. El sudor al evaporarse disminuye la temperatura corporal y durante el invierno ocurre muy rápidamente. Sus materiales cálidos, ligeros y duraderos están adaptados a su uso deportivo.



Una zona importante son los pies. Es muy importante que los pies no estén pasando frío al hacer deporte. Si se van a correr o a pasear por la ciudad en invierno, es mejor usar doble calcetín o incluso suelas bien gruesas que aislen del frío de la carretera. Una revolución en la ropa técnica - funcional, con una fibra capaz de eliminar rápidamente el sudor en exceso y de mantener la superficie de la piel seca y a temperatura constante

Sin pasarse. Lo importante es no exigir demasiado de nuestro cuerpo en los deportes al aire libre cuando hace mucho frío. Si esforzamos demasiado el cuerpo, más allá de sus límites, lo hacemos vulnerable a enfermedades y sobre todo a los resfriados invernales. El frío no tiene por qué ser impedimento para mantenernos en forma, tomando las precauciones necesarias podremos disfrutar de los beneficios de la actividad física sin dañar nuestra salud. 



En principio, debemos tener cuidado con los cambios bruscos de temperatura, por lo que es imprescindible usar ropa que nos proteja del frío y, luego de haber realizado correctamente el calentamiento y antes de iniciar la rutina de ejercicios, cuando notemos que empezamos a transpirar, podremos comenzar a desabrigarnos. El frío no tiene por qué ser impedimento para mantenernos en forma, tomando las precauciones necesarias podremos disfrutar de los beneficios de la actividad física sin dañar nuestra salud. En ciudades donde el clima es frío y húmedo muchas personas padecen dedolores articulares los cuales restan movimiento y flexibilidad tanto a los miembros superiores como inferiores, por lo que es necesario estar constantemente realizando algún tipo de actividad como las caminatas al aire libre. Lo ideal es mantener, como mínimo, una rutina interdiaria para que el corazón tenga un ritmo normal y no se fuerce demasiado al hacerlo sólo de cuando en cuando.

Sus materiales cálidos, ligeros y duraderos están adaptados a su uso deportivo.



Para conservar el calor del cuerpo en un ambiente frío, el organismo emplea ¾ partes de energía. Pero esto es una constante: sea cual sea la temperatura exterior (caliente o fría), ¾ de la energía empleada sirven para garantizar la termorregulación del cuerpo y ¼ sirve para la contracción muscular.



Otra patología muy frecuente entre los futbolistas es el dolor de espalda: lumbalgia. Se da en un 28 % de los deportistas y esto se ve agudizado en los periódos del año con mayor frío. 



Servicios Médicos Getafe C.F.,SAD


Entrenando junto al frío 


AUTORES

José Antonio
(10  artículos)

Especialista en Psicología de la Educación y Deportiva. http://blogluengo.blogspot.com.es/

Carlos Enrique
(5  artículos)
Diplomado en Fisioterapia, doctorado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
Fran Sánchez
(4  artículos)

Fisioterapeuta – Osteópata

Álvaro
(3  artículos)

Fisioterapeuta – Osteópata

Sergio
(3  artículos)

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte. 

Readaptador Físico.

Óscar Martín
(2  artículos)

Masajista deportivo, Enfermero, Experto en urgencias y emergencias, Técnico superior en dietética y nutrición.

Ana
(2  artículos)

Especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte. Especialista Universitario en Traumatología del Deporte.

Paco
(2  artículos)

Especialista en Podología deportiva.

Cris Oyola
(1  artículos)
Especialista en Medicina y Cirugía. Especialista Universitario en Traumatología del Deporte.
Getafe Club de Fútbol